Serie Rut: Capítulo 3

Rut 3 ; 1 Cor 1:9 ; Filipenses 3:12-13


Por: Cassandra Tello


Hay momentos en los que sé exactamente qué quiero hacer y hacia dónde voy, pero hay otros en los que no tengo idea qué estoy haciendo, aún así, siempre he sentido el impulso de seguir creciendo, madurando y aprendiendo un poquito más. Recuerdo que hace algunos años, pensaba que madurar significaba solamente dejar de vivir con mis papás y ganar mi propio dinero, pero poco a poco y de diferentes maneras, Dios me fue enseñando que hay muchísimo más en la palabra madurez.


Madurez es también perdonar, amar, considerar a los demás como mejores que yo, reconocer que no lo sé todo, es ser esforzada, es ser paciente, generosa, respetuosa, íntegra y honesta. Entendí que estas pequeñas decisiones y acciones, son las que me ayudan a crecer y a formar un buen carácter.


Nuestro carácter es formado por nuestra constancia en nuestras decisiones del día a día, aún en las cosas pequeñas. En la historia de Rut, podemos ver cómo era su carácter por las decisiones que tomó:


“Que el Señor te bendiga, hija mía. Esta nueva muestra de lealtad de tu parte supera la anterior, ya que no has ido en busca de hombres jóvenes, sean ricos o pobres. Y ahora, hija mía, no tengas miedo. Haré por ti todo lo que me pidas. Todo mi pueblo sabe que eres una mujer ejemplar” Ruth 3:10-11


Booz usó una palabra increíble para describirla, la llamó “mujer ejemplar” o “hah-yil” que significa: fuerza moral, buena calidad, integridad y virtud. El carácter de Rut la llevó a tomar esa decisión y esa decisión trajo muchas cosas buenas de parte de Dios a su vida. Un tiempo después, Dios les dio a Rut y a Booz un hijo llamado Obed, quien tuvo un hijo llamado Isaí, él tuvo un hijo llamado David, y David tuvo un descendiente llamado Jesús, nuestro Salvador.


Quizá no estás en la misma situación que Rut, pero todos los días tomamos pequeñas y grandes decisiones que van haciéndonos más fuertes en carácter y preparándonos para recibir las bendiciones de Dios.


Ahora tengo 24 años e intento hacer lo mejor que puedo en esta área, pero todavía fallo mucho, me desmotivo y soy inconstante, pero incluso ahí, Dios me recuerda que soy su hija, e independientemente de las cosas que he hecho, mi paz está en su amor, que es más grande y más fuerte que todas mis fallas. Estamos juntas en este camino al que Dios nos ha llamado, espero que hoy puedas descansar y animarte con estas palabras en la Biblia:


“Dios mismo está a tu lado para mantenerte firme y en buen camino hasta que todo esté envuelto en Jesús. Dios, quien te inició en esta aventura espiritual, comparte con nosotros la vida de su hijo. Él nunca te abandonará, no olvides eso” 1 Cor 1:9. MSG


“Con esto no quiero decir que yo haya logrado ya hacer todo lo que les he dicho, ni tampoco que ya sea yo perfecto. Pero sí puedo decir que sigo adelante, luchando por alcanzar esa meta, pues para eso me salvó Jesucristo” Filipenses 3:12-13 TLA




64 vistas

©2020 por corazóndeleón. Creada con Wix.com