Serie: Única Día 4

Por: Cassandra Tello


"Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie”

Gálatas 6:4 NTV


Hace poco escuché que la mejor manera de destruir algo especial, es comparándolo con algo más. En la Biblia, Dios le dio una promesa y un camino especial a Sara:


“Entonces Dios le dijo a Abraham: Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara. Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones”

Génesis 17: 15


Pero pasaron varios años y la promesa no se cumplía. Me imagino a Sara viendo a las otras mujeres con hijos y pensando: ¿qué habrán hecho? ¿por qué ellas si pueden y yo no? ¿qué estoy haciendo mal? Tal vez es el mismo pensamiento que podemos tener hoy ¿Qué hizo ella para tener ese trabajo, esa casa, ese físico o esas relaciones? Después de mucho pensar, tal vez Sara llegó a la conclusión de que ella no tenía lo necesario para cumplir esa promesa, así que le pidió a su sierva Agar que tuviera al bebé por ella. Cuando Sara vio que Agar si podía tener hijos, se amargó y empezó a tratarla mal. Ésto nos muestra algo: la comparación nos roba la alegría, nos lastima, nos provoca envidia, amargura y empezamos a pensar que Dios no es justo con nosotras, nos desanimamos y dejamos de actuar.


Por eso, Dios nos dice en Gálatas 6:4: “No es necesario que te compares, pon tus ojos en el camino que he diseñado para ti y hazlo de la mejor manera, se generosa con lo que sabes y con tus habilidades, mantente confiando y disfrútalo, lo he planeado para ti." (paráfrasis mío)


Dios es fiel; ninguna promesa, propósito, o sueño que Dios te ha dado se ha caducado, sigue viéndolo a Él, y “muévete al beat de tu propio ritmo”. Cada una de nosotras está viviendo algo distinto, se amable contigo misma y con las demás, respeta tu proceso y recuerda que Jesús te hace suficiente y que sin importar en que momento de tu proceso estés, Él te ve con profundo amor.



37 vistas

©2020 por corazóndeleón. Creada con Wix.com