Día 1: El-Shaddai (Dios Todopoderoso)

Génesis 17:1-2, Génesis 18:10-15


Abraham y Sara se encontraban en una imposibilidad. Ambos tenían más de 90 años y no habían podido tener hijos. A pesar de que la promesa de Dios para su vida era ser el padre de toda una nación, esa promesa a sus 99 años todavía no se había cumplido.


Su realidad era que ya había pasado demasiado tiempo y tal vez ya no era el mejor momento ni temporada de sus vidas para tener un hijo.


En todas las veces anteriores Dios le recuerda a Abraham su promesa y también le recuerda que nunca lo abandonaría. Le hizo saber siempre que Él estaría a su lado, pero en esa ocasión en particular, en el capítulo 18, Dios le recuerda a él quién es. El-Shaddai. El Todopoderoso. Aquel que obra en medio de lo imposible. Ése es su nombre. Aquel que todo lo puede, todo lo restaura, lo crea y lo resucita.


En nuestra vida nos encontraremos con situaciones mucho más grandes que nosotros. Situaciones o circunstancias que se ven imposibles, o con promesas de Dios que aún no se cumplen, pero, al leer la historia de Abraham y su familia me hace ver que sus promesas no tienen fecha de caducidad, pero también me recuerdan que no siempre se cumplen bajo nuestro tiempo o nuestros propios términos.


Se honesta hoy: ¿Hay alguna promesa con la cual te has rendido? o ¿Has dejado que tus propias expectativas limiten lo que Dios quiere darte? ¿Hay alguna promesa de Dios en tu vida por la cual has dejado que entre amargura o cinismo en tu corazón?


Dios nos recuerda quién es Él y nosotros le decimos a nuestras circunstancias quién es nuestro Dios. El es el Todopoderoso. Tus circunstancias tienen fecha de caducidad. Sus promesas No.


Photo by Valeriia Miller from Pexels.

51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

YO SOY

©2020 por corazóndeleón. Creada con Wix.com